Diario de traducción

Cuaderno de campo

Archivar en la categoría “Libros traducidos”

Antes de OneNote :-)

2012-09-29 13.57.13

Esta página corresponde al cuaderno de documentación de Historia de la violación, de Georges Vigarello, publicada por Cátedra en 1999. Lo estuve traduciendo a lo largo de 1998.

En el mismo cuaderno, había:

  • Unos apuntes sobre derecho del Antiguo Régimen en Francia, especialmente vocabulario sobre jueces, tribunales y auxiliares de la justicia (en francés). Sin fuente.
  • Una lista de 20 palabras (procedente quizá de una lluvia de ideas, de algún texto o de un diccionario de sinónimos) pertenecientes al campo semántico de la violación.
  • Unos apuntes sobre tipos de penas, tomados del código penal español, supongo.
  • Una lista de unas 100 palabras y expresiones extraídas de Adulterio, sexo y violencia en la Castilla Medieval, de Ricardo Córdoba de la Llave (Madrid: UNED, 1994).
  • Una lista en castellano de nombres de oficios (unos 40), sin fuente.
  • Una página de apuntes tomados de El proceso de Macanaz, de Carmen Martín Gaite (en general, vocabulario procesal).
  • Una lista de dos páginas de equivalencias francés-español.
  • Una bibliografía de tres páginas, en la que se incluyen todos los libros aquí citados. No me acuerdo de si los consulté todos, pero supongo que no.
  • Una lista de vocabulario procesal tomado de ley española de Enjuiciamiento Criminal (unos 80 términos).
  • Páginas sueltas (y bastante desordenadas) de apuntes sobre diversos temas y procedentes de diversas fuente en español o francés, como la página que se reproduce aquí.
  • Una página con bibliografía y notas de lectura sobre medicina forense.

En total, unas cincuenta páginas A5.

Una mañana en la Biblioteca Nacional

2012-09-29 13.54.24

Fue en 2000 y estaba traduciendo Por una historia cultural del arte moderno: de David a Cézanne, de Pierre Daix (curioso: tanto esfuerzo y resulta que en la ficha de Dialnet el libro se ha traducido solo…).

Me acuerdo perfectamente de que estaba buscando algunos de los textos que aparecen en los grabados de Goya, en su versión española original, y también algunas citas de cartas. Están hasta las signaturas. Los encontré todos gracias a la rigurosísima edición de Ángel Canellas de los documentos que Goya dejó a su muerte, cuya referencia manuscrita se puede ver en la imagen, que ahora mismo ya es posible  consultar moviendo solo un dedo aquí, gracias a la Institución Fernando el Católico de Zaragoza, que tiene un fondo riquísimo de publicaciones digitales relacionadas con temas aragoneses.

Así cambia el mundo…

Ahora, viendo las signaturas, empiezo a dudar de si estaba en la Biblioteca Nacional o en Medinaceli, en la antigua Biblioteca de Humanidades del CSIC, que ya no existe como tal.

De mapas y traducciones

Es increíble cómo han cambiado las cosas para los traductores. Todavía recuerdo las mañanas de biblioteca consultando guías turísticas de ciudades remotas para tratar de comprender una lógica espacial. Ahora todo es mucho más sencillo.

Para traducir este libro, una novela policiaca que se desarrolla en la ciudad de Teherán, las distancias, los itinerarios, el espacio son fundamentales, tanto en la comprensión de lo que pasa como en la resolución del enigma.

Fue la primera vez que se me ocurrió recurrir a Google Maps para organizarme las ideas. El resultado fue este mapa, que seguro que también podrá ser útil a todos los lectores de la novela.

Desde entonces, recurro sistemáticamente a los mapas. El que estoy preparando imagepara De un país sin amor será con mucho el más complejo y el más interesante, pues el mapa es un personaje más de la novela y abarca toda Europa Central, con tentáculos que van hasta el mar de China, Sudáfrica o Israel.

Son herramientas muy sencillas, pero que facilitan mucho el trabajo y ayudan a comprender mejor (es decir, a traducir mejor).

Nota: igual que siempre me quejo de que las editoriales no pongan el nombre de los traductores en sus catálogos, tengo que decir que Alianza lo hace sistemáticamente.

La mujer que amó a Jules y a Jim

Portada de Helen Hessel, la mujer que amó a Jules y a JimMe ha llamado un señor de Barcelona al que no conozco de nada para felicitarme por la decisión de traducir un libro, este (aunque según la web de la editorial, el libro también se ha traducido solo).

Le he explicado que yo esa decisión me la encuentro hecha, vamos, que yo traduzco casi lo que me mandan, pero no ha parecido darle importancia. Para él soy «su» intermediario personal entre un libro que tenía muchas ganas de leer, pero le resultaba inaccesible, y el objeto que tiene en su biblioteca.

Fue una traducción curiosa, pasé unos meses en compañía de tres personas que en cierta forma conocía ya, tanto por el cine como por lecturas anteriores o por la presencia en los medios de comunicación del hijo de Helen Hessel. Me dio una perspectiva completamente diferente de la que tenía a través de Jeanne Moreau y sus compinches de una historia mucho más rica,  sórdida, interesante y complicada de lo que hace pensar la película. Entiendo que el libro se convierta también en un objeto de culto para los que siguen (o seguimos) colgados de una película y una historia que han marcado muchas adolescencias. Como resultado de esta convivencia, mi sistema de identificaciones con los integrantes del trío cambió de forma radical.

Me gustó reencontrarme con los protagonistas de la diáspora alemana, cuya vida había seguido en libros de o sobre la familia Mann, Aldous Huxley, Salka Viertel (de historia curiosamente parecida, aunque en otro continente), Walter Benjamin o Sybille Bedford. El relato de la muerte de Franz Hessel (el Jim de la película) es muy difícil de olvidar. Conservo de la traducción un puñado de fotos de Sanary-sur-Mer en los años treinta y cuarenta que me costó localizar, pero me resultaron muy útiles.

Disfruté traduciendo la biografía de dos traductores, pues tanto Franz como Helen Hessel, políglotas de la vieja escuela en la Europa de su época, ejercieron esa profesión, y no precisamente como mal menor. De la larga lista de traducciones de Franz Hessel podemos destacar la que hizo al alemán, con Walter Benjamin, de A la recherche du temps perdu.

En cuanto a Helen Hessel:

Su segunda traducción, en 1959, es la escandalosa Lolita de Nabokov, escrita en inglés, que traduce para la editorial Rowohlt. No estaban demasiado convencidos de la oportunidad de entregar este texto a una «anciana» de más de 70 años, pero la anciana en cuestión hizo entender a los editores que sobre cuestiones de deseo, sexo y amor, era realmente una experta. Helen tardó dos años en traducir el libro, trabajó mucho en él y no le pareció nada bien que el editor intentara incluir algunas correcciones. Era su traducción, su trabajo, su reflexión y la defendió con uñas y dientes. (pág. 261).

Nada nuevo bajo el sol…

El planeta de los sabios

Portada de El planeta de los sabios

Parece que me están llegando todos los libros juntos…

Este lo traduje el año pasado y me reí muchísimo, aunque me costó bastante superar la óptica franco-francesa del planteamiento. Y es que hay libros tan centrados en una cultura que es muy difícil pasarlos a otra.

También me costó mucho reorganizar los juegos de palabras y los chistes, muy localistas. A veces tenía que tomar los dibujos, abstraerme de los diálogos e inventarme una historia completamente diferente que casara con las imágenes y al tiempo con la idea que se quería transmitir. No siempre era fácil, porque las imágenes también presentaban una realidad muy francesa. Por ejemplo, ¿vosotros diríais que este señor y este señor se parecen? Espero que lo suficiente, porque he hecho pasar al primero por el segundo…

He traducido muchos textos de filosofía, pero era mi primera experiencia con un cómic y he disfrutado una barbaridad. Los textos divulgativos de Charles Pépin que acompañaban a las historietas me parecieron muy buenos.

Más información, aquí: http://www.librosaguilar.com/es/libro/el-planeta-de-los-sabios/ (observaréis que, de acuerdo con la web de la editorial, el libro se ha traducido solo…)

Edito: como se puede ver en la página, la editorial ha rectificado. En mi caso, por lo menos, porque el resto de los libros sigue sin traductor. ¡Qué difíciles hacen cosas que podrían ser sencillísimas!

Días de lectura

Acaba de salir. En la web de la editorial no lo pone, porque no suelen incluir información de tan poco interés, pero la traducción de una parte de los textos es mía y disfruté mucho con ella.

http://www.editorialtaurus.com/es/libro/dias-de-lectura/

D’un pays sans amour

Estoy empezando a trabajar en este libro. Trata sobre el destino del yidis (¿yiddish? ¿ídish?).

Más información, aquí: http://www.grasset.fr/automne_romanesque_2011/rozier.html

Navegador de artículos