Diario de traducción

Cuaderno de campo

Dictionnaire des intraduisibles

Si tuviera que elegir mi libro favorito sobre traducción, o traductología, o como quiera que llamen a la actividad que consiste en reflexionar sobre lo que hacemos todos los días, en lugar de teclear como animalillos, yo creo que me quedaría con este, que tiene el bellísimo subtítulo de «Diccionario de intraducibles».

Es una recopilación realizada bajo la dirección de Barbara Cassin (aquí una entrevista publicada en Clarín) de todos esos términos filosóficos que van estrechamente unidos al idioma que los vio nacer (pravda, nonsense, dasein, circunstancia, logos…) que plantean, como mínimo, serios problemas a los traductores que se los encuentran por el camino.

De ahí a que sean intraducibles, va un trecho que yo no voy a recorrer, primero me tendrían que definir «intraducible», pero es una reflexión apasionante sobre las relaciones entre idioma y pensamiento, sobre el camino que siguen las ideas de un idioma a otro, sobre los límites de la traducción.

El idioma del vocabulario es el francés, pero los lemas están cada uno en su idioma y aquí se pueden encontrar algunos ejemplos de cómo funciona y una presentación.

clip_image002Como muestra, en la imagen un análisis de la relación entre el doblete ser / estar en español que pondrá los dientes largos a más de un traductor del español, de filosofía o de ambas cosas. No obstante, tampoco hay que pensar que solo vale para traducir textos filosóficos: se le puede sacar mucho partido en cualquier texto de arte, historia o ciencias políticas. Por no hablar de los textos sobre derecho.

Aquí está la ficha de Amazon. Cien euros muy bien aprovechados y fuente constante de placer para friquis.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Los comentarios están cerrados.