Diario de traducción

Cuaderno de campo

Coaching

Ya he tropezado con el primer cliente que insiste en que lo deje en inglés. Era cuestión de tiempo.

Casi es un alivio: se acabaron las gimnasias complicadas con «entrenamiento», «apoyo», «asesoría», «seguimiento»… que tampoco me dejaban satisfecha en un texto publicitario construido alrededor de este concepto, que en inglés tiene el mérito de ser extremadamente preciso.

Tampoco me alegro, la verdad, de llenar mi texto de basurilla. Es como reconocer un fracaso.

Es lo que tienen los términos de moda.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Los comentarios están cerrados.