Diario de traducción

Cuaderno de campo

yiddish

Sigo preparando material para D’un pays sans amour.

Estoy mirando todas las opciones que tengo para escribir la palabra del título, pues es una palabra clave que marcará el tono de toda la traducción.

En el DRAE no aparece, ni con esta ortografía ni con ninguna otra.

El DPD dice:

yidis. Adaptación gráfica propuesta para la voz inglesa yiddish —adaptada, a su vez, del adjetivo alemán jüdisch (‘judío’)—, que designa el dialecto altoalemán hablado por los judíos originarios de la Europa central y oriental, que se escribe en caracteres hebreos: «El yidis es el idioma que hablaron los judíos» (Moreno Lenguas [Esp. 1990] 32). Deben evitarse grafías híbridas como Marca de incorrección.yidish o Marca de incorrección.yídish, que no son ni inglesas ni españolas.

Fundéu tiene también una entrada yidis.

Este artículo de Jaime Marominsky defiende la opción ídish como la transliteración más correcta en castellano.

En este mismo artículo, se cita una correspondencia mantenida con la RAE en la que esta institución comunica su intención de incluir en próximas ediciones esta voz ídish

En una de las comunicaciones se dice que “En relación con esta voz [yidis] el Instituto de Lexicografía y el equipo de redacción del Diccionario Panhispánico de Dudas están examinando con sumo cuidado este problema”. La otra informa que “La Real Academia Española está preparando la 23ª. edición del Diccionario de la lengua, en cuyo texto es su intención que aparezca el término ídish y sus variantes formales”. Así, por primera vez la palabra que designa el idioma de los judíos asquenazíes figurará en el Diccionario oficial del español (DRAE), cuya edición inaugural data de mediados del siglo XVIII.

En el Club de Traductores Literarios de Buenos Aires se publicó otro artículo de Marietta Gargatagli que también apunta a la voz ídish, como la más acorde con la pronunciación de la palabra en Argentina. Por un lado, es interesante, porque en Argentina la presencia judía es infinitamente más importante que en España (y en el español de España). Por otro lado, no creo que en España se identifique fácilmente ídish con yiddish.

El CREA aporta 35 ocurrencias de yiddish en 14 documentos, 13 pertenecientes al español de España y el último (con 10 ocurrencias) de Alejandro Jodorowsky, que es chileno. No hay ninguna con yidis o con ídish.

Wikipedia aporta una cuarta opción: yídico, que presenta 111 resultados en Google Libros, la mayor parte de los cuales proceden de libros sobre el judaísmo.

Creo que me voy a inclinar por yiddish, en cursiva. Razones:

  1. Es probable que yidis se imponga algún día, pero de momento no pasa de la categoría de intento. Creo que una novela no es el mejor lugar para intentar acelerar las cosas. Quizá un artículo académico sí lo sea.
  2. Una traducción es un viaje al extranjero. Nunca me he sentido demasiado inclinada a españolizar a ultranza. A mí como lectora me gusta encontrar en las traducciones el sabor y el olor del idioma original.
  3. La opción ídish, que probablemente sea la más correcta a largo plazo, tiene el mismo problema que yidis: es muy pronto, quizá más adelante me animaría a usarla, pero ahora me parece prematuro.
  4. Me da la sensación que el resultado del round entre ídish y yidis no está claro, con lo que es posible que yidis desaparezca arrastrado por una transliteración más correcta.

No obstante, sigo dejando abierta la cuestión, a la espera de más datos. También quiero analizar más despacio la opción yídico.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “yiddish

  1. Pablo Ruiz Carreira en dijo:

    Alicia,

    en todas las novelas que he leído relacionadas con ese asunto se hacía uso de la palabra «yiddish», aunque no soy capaz de recordar si aparecía en cursiva o en redonda. Creo que las otras alternativas me rechinarían bastante (por la falta de costumbre, más que nada). También me parece que «yiddish», con esa i griega (porque decir «ye» también se me hace raro) inicial, que mentalmente pronuncio, y con la doble de, tiene, como apuntas, un sabor extranjero —y exótico— delicioso.

    Solo una opinión más de un futuro lector en potencia.

    Un saludo.